domingo, 13 de abril de 2008

El vivir.. y dejar vivir.


Vivir juntos…pero cada uno puede hacer lo que le plazca.

Upsssssssss, me erice todita cuando oí este comentario en boca de una pareja que se dice light…

Creo que es importante cuando hablamos de relaciones humanas, saber respetar las inquietudes, ideas y aspiraciones de los demás incluso creo hermoso poder apoyarlas bien a quien lo necesite y nos lo pida, dije “APOYAR NO IMPONER IDEAS”.

Pero quien pretende vivir su vida no importándole los demás ni dándoles participación a otras personas. Es como para preguntarle, entonces para que vincularse con alguien.

Cuando asumimos el interrelacionarnos con otra persona o personas, creo que asumimos un compromiso, el cual se traduce en apoyo, respeto y consideración.

El hombre es un ser sociable, siendo su necesidad mayor la de relacionarse con los demás.

Cuando perfilamos un vivir juntos, creo que ese vivir con otra persona debe llevarnos a adquirir un compromiso con ella, involucrarnos, conocernos, servirnos el uno del otro, servir el uno al otro, saber que alguien espera lo mejor de nosotros y de igual manera dar lo mejor de nosotros mismos.

Toda relación exige compromisos y responsabilidades, las relaciones consolidadas y de crecimiento son aquellas donde se aceptan los compromisos y se cumplen responsabilidades.

A nadie le gusta rendir explicaciones a nadie, sobre todo cuando se vive para si mismo sin importarle los demás. Creo que relaciones fundadas bajo esta idea no deben durar mucho o terminan mal.

Cuando hablamos de relaciones más profundas en el plano afectivo, familiar, creo que ello implica involucrarnos de tal manera que nuestros asuntos, e intereses sean compartidos sin reservas.

Sentirnos autosuficientes, indestructibles y que no necesitamos de los demás es una manera egoísta de ver el mundo, creo que el sabernos queridos, protegidos, y que le importamos a alguien es una cadenas de sentimientos que necesitamos.

Muchas personas tienen miedo de manifestar afectos de dejarse querer y retribuir ese mismo amor, o sentimiento. Se hacen los duros a modo de parecer seguros de si mismo, que no necesitan de los cuidados y afectos de nadie, creo que son individualistas y engreídos. Más bien pienso que sólo esconden su nefasta soledad mental.

Creo que todos tenemos el derecho de vivir nuestra propia vida, pero de igual manera debemos respetar la forma de vivir de los demás. Vivir nuestra propia vida es colegir que nuestras acciones pueden vulnerar a otros. A nombre de mis derechos yo no puedo abusar y mucho menos pisotear el de los demás.

Mas que ese vivir y deja vivir, cuando asumimos una relación de pareja debemos saber vivir y convivir juntos.
No hay dos personas iguales, dentro de nuestras diferencias podemos convivir, pero cuando existe un interés común debemos tratar de hacer mejor la vida el uno al otro.

“No pretendo caminar ni detrás ni delante de Ti, anhelo caminar a tu lado.” Cuando tomamos la decisión de vivir en pareja, creo que debemos crecer lado a lado, respetándonos y respetando la individualidad del otro, apoyando los sueños del otro, dando lo mejor de nosotros mismos, sin medir el cuanto recibimos.

Vivir a dos, es decidir crecer juntos, es materializar un sueño común, es luchar hombro a hombro por un mismo sueño sin olvidar alcanzar y apoyar nuestro propio crecimiento.

0 comentarios:

Quienes dejan Huella día a día con su presencia....