sábado, 25 de julio de 2009

Mis sueños



Una maleta repleta de sueños, esperanzas, miedos y temores
Un camino que se hace mirando un cielo sin limites visibles
Un penetrar en los sueños que se visten y se arrullan en ese mar
Que colinda con el cielo formando el horizonte que miramos tantas veces
Deseosos de adéntranos en él para rozarnos la piel
Quiero avistar tus manos en la cercanía, cóncavas a mi cuerpo
Y sentir en la piel el susurro que escapa de tus labios en cada beso
Ávida de tus brazos sintiéndome una sola en tu universo
Sentirme viva, mientras mis sueños arropan mi esencia.

domingo, 19 de julio de 2009

Eterno abrazo


Sentada sobre la roca que abraza el cauce del rio
Entre el murmullo del viento que desafía la gravedad de las hojas
Entre los colores ocre que precede el caer del ropaje de las arboles
Siento mi cuerpo, mi mente reposa en el remanso de las aguas.
Voy arrojando piedras que miro como forjan ondas
que se esparcen en el agua.
Es cuando la musa se hace presencia apoderándose de mi voz
Haciendo que broten las palabras en tropel como en fin de meta.
Hay instantes donde me siento jilguero que canta recordando que fuimos
Aire y tierra, sueños y realidad, sol y luna.
Mirando la proyección de mi silueta mire el tiempo convertido en cenizas sobre mis manos
Mire el fondo del precipicio al cual nunca llegue a caer,
pues me tome de la rama que mantenía la vida palpitante en mi interior.
El viento fue recreando las nubes del recuerdo convirtiendo el silencio
En murmullos de aire que surca mi piel.
Sentada frente a frente con mi esencia descubrí
que mejor era olvidar el sabor de las incertezas
Para abrazar mis certezas humanas, mis verdades, mi presente, mi realidad
Cree mi inmortalidad en el poniente que se levanta en los recodos olvidados
Pues les cubrí con mi presencia, con la esperanza de los días
Puede que ya no pueda escuchar el ondear de las aguas del mar infinito
Pero llegare a tiempo a su encuentro en cada espera, en el eterno encuentro
Cada tarde de septiembre
dejare que sus aguas penetren mi ribera,
se adentre en mis entrañas, me lleve junto a el.
En ese abrazo eterno como mi Mar y el Duero.

Inmerso en la soledad por el tiempo que deseas....


No conoce más que el caminar errante
Abandonado a sus huesos en trayectos pasados
Sin razones ha buscado por siglos hallar la desidia de sus recuerdos
Ausencias de nieblas que le hagan olvidar, los rostros marchitos por el tiempo
Las mágicas noches que un día avivaron sus días
En un cofre disímil guardó, rescatando el sonido del tiempo
Al silencio enmudecido de su peregrinar por caminos en gris
Sentado en el muelle de brazos cruzados fue pintando
La vida como si se tratara de un libreto orquestado
Aplastando el futuro negado a soñar,
a sentir el orgasmo al sonreírle a la vida
Declino a los afectos, olvido el como se conjuga el verbo amar,
como se sienten las caricias.
En tres tiempos avisto sus suspiros, tras el dolor del amor convertido
busco aplacar su sed de vida en el oasis perdido de brazos
Mutilo la esperanza, cerró sus ojos a los colores del viento,
sentado cruzado de brazos, dejo la vida pasar.
Entre sollozos, oro a los dioses de los que nunca creyó,
ser polvo de suelo, ser sauce olvidado
Ser incienso de hogueras aniquiladas,
pero dicen que cuando la luna abraza la soledad
En fracción de segundos como rayo de luz,
se nos concede un minuto de lucidez ante tanto dolor
Ese hombre que de brazos cruzados espero silencioso el fin de sus días
Encontró en la noche, las sombra del pasado olvidado, la razón del dolor.
Mirando el cielo alcanzo a mirar.
Esa estrella de sonriso tierno, de brillo fulgurante que le hizo mirar la luz olvidada
Su estrella encendida que cada mañana despertaba su razón de ser.
El amor jamás muere entendió entonces, apenas muta, se disfraza de tules,
se viste con los trajes de la indiferencia y se tilda de desamor.
Entendió que a su soledad lo arropo el amor
Pues ella le trajo siempre el murmullo de recuerdos vividos,
la ausencia se convirtió en memorias
La vida recobro su semblante.
Levanto sus huesos, descruzo sus brazos, atrapo sus años emprendió camino.
Tras cada paso descubrió que siempre alguien le esperaba.
Que jamás estuvo solo, que tan sólo respetaron su lejanía.
Porque ese corazón jamás dejo de pensarle,
esa verdad silenciada jamás dejo de esperar ser encontrada.

Tengo miedo del Miedo......

Tengo miedo del sonido de mis palabras, miedo a dar el paso inicial
Pues creo que no debo, que no encuentre las respuestas que busco
Miedo de ser lo que deseo ser, de hacer lo que creo que debo
Vivencia que limito por el simple hecho de lo que dirán los demás,
del juicio que puedan hacer de mi.
Pero cuando mis actos obran en función de los demás
Siento miedo de ese mundo que voy dejando sin luchar,
por lo que realmente creo que es auténtico.
Es un miedo que me va carcomiendo desde adentro
de lo que no alcanzo a entender
De lo que no es mi verdad y mi razón del vivir
Miedo de esos fantasmas que no me pertenecen
y siguen agazapados en mi interior
No hay mayor miedo, que el temor a vivir encarcelada
a este miedo que domina mi vida
Miedo de volar alto y dejar de sentir la emoción del viento
en mis brazos abiertos
Miedo a mal entender los conceptos entre el deseo y el amar
Miedo que se entraña en la carne misma
infectándola y para la cual no hay medicina
Paradigma de sutiles matices que solo yo puedo derrotar
haciéndolo a un lado,
Es ese sentimiento de culpa que crece ante mi mismo,
por no ser lo que siempre he sido
Haciéndome prisionera de mis tristezas,
sintiendo los vacíos donde el dolor es Amor
Por la ausencia que se asume y se intuye,
un cúmulo de respuestas a destiempo
en este caminar aprendiendo a vivir,
y mismo mirando mi reflejo en el agua,
no logro encontrar ese muro impenetrable
donde el miedo se diluye en el eco
sin sonido de una roca que cae al río.
Miedo de decir lo que por miedo silencio.
Y sin darme cuenta que la vida pasa
y el tiempo apremia en su cuenta regresiva.

lunes, 13 de julio de 2009

Detrás de la Luna...se esconde el Amor.


No es el tiempo la fracción de un espacio donde la vida tiene un comienzo y un final realmente.
En este lapso de vida he aprendido a amarte sin el sonido de las palabras en el silencio del amor que muta las voces
Un espejo vacío y callado que nos desconcierta, pero que esta presente para hacernos saber que estamos vivos.
No hice nada, tan solo abrí la puerta que ahogaba tu aliento y deje que volaras al firmamento de tus sueños. Mismo a costa de los míos.
Pero creo que el amor es eso mismo, es la entrega vigilante de poner en orden el corazón de quien se ama, olvidando las heridas que la distancia va flagelando.
Tiempo que yergue como inmenso paraban apenas revelando las siluetas que no logramos definir.
Como amar sin el brillo de tu mirada, sin sentir el olor de tu respirar, el olor del deseo que cubre tu piel y me hace estremecer.
Sin tus labios y sin tu boca y el néctar dulce de tus besos.
No hay tiempo que borre pasados y menos aún que nos cubra la piel celando la honda herida.
Es tan solo el asimilar las derrotas, las ausencias, el desamor vivido. El tiempo no siempre es olvido, es ausencia que construye un muro impenetrable y cuanto más ausencia, mayor y mas alto ese limite.
No siempre se necesita más del ayer como del presente que asfixiamos, y sin el amor sentido, complacido el amor no tiene sentido.
Como amar sin el roce de tu cuerpo, sin la presencia adormecida en mi lecho de tus sueños, del respirar de tu pecho que recorro suavemente con la yema de mis dedos, con el roce suave de mis labios que dejan en tu piel mis besos de mujer locamente enamorada. Porque te escondes Amor detrás de la luna.

domingo, 12 de julio de 2009

Esencia desnuda


Creo ser una ermitaña que trata de descifrar la esencia de las letras
Que va fraguando cada día sueños irrealizables,
luchando convertirlos en realidad
No pretendo buscar la felicidad,
pues ella vive y esta presente en mi alma
Adosada por un corazón que palpita
como rayos rasgando la inmensidad de la noche
He encontrado la bondad de la gente
tras sus mascaras cotidianas
tratando de ser sus propios guardianes.
Aprendí sentada entre el lodazal de la vida,
a contemplar la belleza del loto.
Los colores del viento, el sonido del silencio.
Silencie la voz que brota de mi pensamiento despierto,
para dar voz al corazón que palpita con la fuerza del un Mar bravío.
Aprendí a mirar en la tempestad su belleza,
esa la fuerza conspicua y avasalladora,
en las ganas que nos invade ante el deseo de luchas.
Jamás he obrado como los demás dictaminan,
solo mido mis actos en la aprobación de mis principios,
no deseo saciar la lógica pues ella es efímera en la razón humana
Solo quiero deseosa sentir el abrazo del alma
emerger de la noche cargada de esperanza
Ver las miradas y entender que se esconde tras cada emoción
desgranar en letras el lenguaje corporal.
Esas flores de camino nefastamente olvidadas,
son la belleza que brota de la tierra inhóspita.

Encontré mis respuestas en el silencio del tiempo
la paz en el vaivén de la brisa que llena mi alma
en la vida y en el reflejo del agua,

mi esencia desnuda ante mi propia mirada

Quienes dejan Huella día a día con su presencia....