sábado, 18 de abril de 2009

Mi presente.....

Cada vez que me despierto, luego de un desprenderme de mil sueños que fui atesorando durante años, me pregunto como se logra superar barreras, soledades, desapegos.
Como se logra salir del fango donde nos sentimos un día descender, no se si esa fuerza interior es venida de un horizonte eterno, donde el dador de vida nos cubre de la coraza precisa para soslayar tanta tristeza y dolor.
Cada mañana cuando me despierto, mi rutina es igual a de todos aquellos que compartimos un universo, mientras recorro mi camino al trabajo, miro la luna que aun esta presente sintiendo su cercanía.
Mi racionalidad alcanza a pedir por los míos, mi corazón y mi esencia se ahonda en la magia de su belleza, como me deleita contemplarla y pedir al Universo que me llene de su energía, conectándome en un solo puente donde las fronteras no existen.
Creo que evolucionar en la vida o crecer en esencia es entender que somos parte de un todo común, que se rige por leyes de atracción.
Hoy decreto que no me molestare, que no me preocupare pues cada cosa llegara a mi en el momento preciso, que seré especial con cada ser vivo, que mis actos serán honestos, y que en cada instante agradeceré por cada cosa, incluso por aquellas que solemos olvidar.
Miro mi pasado, abrazando mí presente con la sobriedad de estar y ser lo que siempre he sido, solo he dejado de proyectar mi vida en el futuro.
Lo hice en el pasado y como agua mis sueños se fueron entre mis dedos. Y entendí que los sueños de mis hijos, tan solo les pertenecen a ellos, no tengo porque esbozar sus caminos, y menos aún limpiar el camino de escollos, para que puedan caminar sin tropezar, pues a la final en arena podemos caer también.
Hoy alcanzo a comprender la inmensidad del Amor, pues es el sentimiento mas permisible que podamos imaginar.
Creo que permitirnos el silencio es una de las formas que suelo usar para escuchar esa voz interior, ese susurro del viento, el sonido de las alas de un ave mientras alza su vuelo, escuchar la musicalidad del mar que abrazo.
Silenciar mi mente, es permitirme vivir la intensidad del presente. Y en mi ocaso contemplo lo dulce de mi pasado, y no por carecer de percances sino que ante ellos me hice mas Humana, ante cada derrota la constancia y el intento por alcanzar mis metas.
No bajes tu cabeza cuando sientas el corazón estallar de dolor y tristeza, mira a lo alto, respira hondo, silencia tu mente, sigue respirando hasta que sientas que tus hombros ya no pesan, y cuando sientas que en ese respirar tu cuerpo levita sabrás entonces cuando puedes iniciar el camino.

Quienes dejan Huella día a día con su presencia....