miércoles, 14 de noviembre de 2007

El sonido del murmullo.....

Solo yo y mi esencia divina, sabe lo que guardo celosamente en el cofre dorado
En ese corazón que late intensamente cuando respira del aire el azul del cielo, el brillo de mil estrellas.
Solo ambas conocemos del dolor, de mil estigmas vividas, del porque de los silencios, de las gotas de ébano que como cristales recorren las mejillas, la incertidumbre.
Ella y yo miramos el arco iris, tratando de dispersar las oscuras nubes que cubren el cielo ocultando el Sol.
Ambas presagiamos la lluvia en la brisa que nos sitia, pues alberga olor a lluvia a tierra húmeda.

Soledad......

Soledad aprendí abrazarte, tornándote mi amiga y consejera, mostrándome lo que observando con detenimiento aparente nunca vi realmente.
Cubres mis oídos, alejándome del bullicio ensordecedor de mil personas, que sin saber a donde van tan solo me perturban.
Amiga que me haces llorar, estremecer devolviéndome la calma. Me confrontas con los recuerdos dónde sentí la compañía de quien compartió un lapso de tiempo, los alejas como quien exorciza mil demonios, recordándome que en los momentos más difíciles siempre has estado a mi lado.
No te culpo de mis ansiedades, ni acometo verte como mi agresor, te siento como el vacío que de pronto se llena para suavizar mis tristezas.
A ti soledad eterna amiga incondicional siempre presente, juntas crecemos en instantes donde el alma emerge, quiero decirte que entres, que estés, que sigas siendo.
Déjame reclinar mi cabeza y cuerpo cansado, abrazándote con la intensidad de un niño, que suplica un cuento evocando sueños, hadas de encanto, enséñame el lenguaje de las ausencias, iluminando siempre mis verdades y veredas olvidadas. Desempaña, los cristales que uso para ver, desgranando los temores ante tu presencia.

martes, 13 de noviembre de 2007

Detener el tiempo....

Hay instantes que quisiera detener el tiempo, anclar las agujas del reloj para no verlas como adelantan el espacio.
Desearía poder mirar cada día de brazos cruzados, pretendiendo convertirlos en soplo de viento que no consigo mirar.
Y en silencio me pregunto, ¿Evadir sería cobardía? Suponer que algo hermoso me depara el futuro como suerte de tómbola, es una quimera que nadie podrá garantizarme ser yo la agraciada.
Escucho el soplo del viento entre las campanillas que cuelgan en mi cuarto, y silenciado mis pensamientos, el murmullo del alma me dice que es imposible resolver en el futuro los problemas de mi presente.
Evadir situaciones que me destrozan el alma o tan solo los tropiezos en mi caminar, es como encerrarme en una cúpula de cristal, deteniendo algo que mas tarde o mas temprano debo enfrentar. Negándome a un cambio afrontrando mi presente.
Es no aceptar mi condición humana, reconociendo que todo mañana será un hoy, pero jamás el hoy lo podré convertir en mañana.
No puedo evadir permanentemente las vicisitudes, tratando de fabricar otros escenarios, otros personajes, obviando así, ser lastimada.
Detener las agujas del reloj, es dejar de vivir el crecer como persona humana. Debo vivir plenamente mi instante actual, disfrutando cada segundo, desear algo no es lo mismo que hacer, e imaginar no significa VIVIR.

domingo, 4 de noviembre de 2007

Más allá de una apariencia......

Vislumbro la vida más allá de las apariencias
no siempre la realidad se plasma como la vemos en momentos.
Siempre algo que se oculta como otras historias mismas,
suelen ser mas grandes, o tan sólo mas pequeña,
mas cercanas, o tan solo infinitamente lejanas.
No suelo dejarme deslumbrar,
por el tamaño de los envases, su textura, o su belleza,
Cada cosa envuelve la esencia misma de lo que no muestra
puede que una gran alegría sea el envoltorio de una gran tristeza,
no siempre lo que vemos y apreciamos, concuerda con esa realidad.
Un mar inquieto siempre oculta un fondo quieto,
bajo el hielo de un invierno,
siempre dormita silente los nuevos retoños de primavera.
Transcurriendo mis linderos aprendí,
que existen bondades y maldades silentes al asecho.
Por eso se que no soy dueña de la verdad absoluta
busco la esencia que late en lo profundo del ser.
Tratando de esquivar que lo temporal me hipnotice,
pues la magia no siempre es tan obvia,
en el camino mientras acelero o detengo mi andar
contemplo lo que apenas se estima, pues aprendí que
siempre hay algo que está por descubrirse.

Quienes dejan Huella día a día con su presencia....