domingo, 21 de septiembre de 2008

Mi esencia humana.....

El canto lejano de las aves, el viento que mueve las hojas aleatoriamente, el sonido del agua deslizándose entre las piedras del río, Un sol que descubre los diamantes del agua, la esencia del viento rodeándome, llenándome de esa paz interior que solo en el detener del camino podemos hallar.
El sonido del viento, el murmullo de las aguas cristalinas, la caricia tibia del sol en la mañana, y el concierto de aves.
La vida es el regalo más hermoso que Dios nos ha dado. Como negarme a mirar tus ojos y mirarme en ellos reflejados, la vida sin sentimientos carece de belleza, el arco iris no tendría la misma dimensión.
Para mi representa el puente que une dos mundos, es la magia de los colores que circunda el infinito.
Detengo mi caminar contemplando las piedras del camino y tratando de adivinar de que lugar remoto vinieron.
Así siento el fulgor de la vida, el canto de alabanza que ofrendo a Dios cada amanecer. Pues en la simplicidad, contemplo porque puedo mirar, siento pues estoy viva, disfruto de la sinfonía de la naturaleza porque mis oídos pueden escuchar y si me brindo ese regalo es porque he podido caminar a su encuentro.
Como pensar que leves paradas en mi camino son lo que mas valor puedan tener para medir lo hermoso del vivir.
Si salgo de cada dificultad es porque alguien esta guiando mis pasos, bien sea esa voz intima que me dice que hacer, o bien porque encuentre en mí camino alguien que me ayude a ver que puedo enfrentar mis dificultades. Ser guerrero no siempre es ir a la batalla, también es sentarse y meditar la manera de cómo evitar la afrenta una guerra no se gana en el combate más si evitándola,
La victoria esta en el lento caminar llegando a la meta, sin importar quien llegue primero, pues la experiencia la habremos alcanzado y sólo tendrá valor para nosotros mismos.
La madures no esta en los años vividos, más si en la sensatez de como enfrentamos las situaciones, por ello voy recogiendo en mi caminar las pequeñas cosas que parecen sin valor, pues ellas son mis tesoros, una leve mirada, una sonrisa, una palabra afectuosa, una simple piedra en cada paso, al final tendré un hermoso jardín.

Quienes dejan Huella día a día con su presencia....